Por Carlos Abi Ganem*

 

Luego de la turbulencia sufrida en enero, el mercado cambiario parece haberse apaciguado. El interrogante que surge es si esto será permanente o sólo es una medida de corto plazo. La evidencia indica que es lo segundo.

Para empezar, surge la necesidad de aclarar un concepto, el Estado tiene tres formas de financiar su gasto. Una de ellas es la recaudación que obtiene a través de los impuestos, la segunda es a través de los mercados financieros emitiendo deuda, y por último mediante el señoreaje, es decir, la emisión monetaria.
Cabe aclarar que el único medio genuino de financiamiento que tiene el Estado es el de los impuestos, dado que la deuda en algún momento habrá que pagarla, y la emisión por encima del crecimiento de la economía se trasladaría a precios. A esto hay que sumarle que la recaudación se encuentra en niveles de récord histórico.
Procedamos ahora a revisar la evolución de ciertas variables macroeconómicas clave para entender el asunto:

  • Resultado Financiero del Tesoro Nacional.

Las finanzas públicas argentinas muestran un desequilibrio fiscal que se manifiesta a partir del año 2011 y se agrava para los años 2012 y 2013 (como muestra el gráfico siguiente) con el resultado financiero que arroja un rojo de aproximadamente 64 mil millones de pesos para 2013 y se prevé que siga la misma tendencia para 2014. Gran parte de este déficit se financió con emisión de moneda.

Resultado financiero

Argentina, luego del default del año 2001, perdió virtualmente el acceso a los mercados financieros internacionales por lo que suprimió una de las formas de financiamiento, situación que se mantiene hasta la actualidad. Cabe realizar esta aclaración porque la emisión de deuda sería una herramienta válida para suavizar los vaivenes del mercado cambiario. Sin embargo, corresponde hacer énfasis en que la colocación de la misma serviría sólo para ganar tiempo, dado que si el desequilibrio fiscal no se corrige, el resultado final podría ser aún peor.

  • Reservas Internacionales.

Con la implementación de un cepo cambiario a partir de 2011 se generó un mercado negro de divisas y posibilidades de arbitraje. El atraso cambiario (Ver: Tipo de Cambio) y el cepo, generaron una fuga de capitales que el Banco Central tuvo que pagar con reservas. En el siguiente gráfico puede observarse la tendencia negativa generada.
Una posibilidad de revertir la tendencia bajista de las reservas temporalmente es la liquidación de divisas por parte de los exportadores, pero la evidencia de los últimos años nos muestra un panorama poco alentador. Para este año, se espera una cosecha de soja récord por lo que podría suceder que las reservas no caigan o incluso crezcan durante el período de liquidación. No obstante, queda el interrogante de qué medidas se tomarán para mantener esas reservas en lo que resta del año.

Reservas Internacionales BCRA

 

  • Inflación.

Todo este análisis pretende llegar al problema de fondo, la inflación. La cual, en Argentina, tiene su origen en el aumento del gasto público por encima de los ingresos y proviene de la tercera vía mencionada de financiamiento estatal: el señoreaje.
Una nota aparte merece el hecho de que las estadísticas oficiales a este respecto son de poca credibilidad y el daño que esto genera. A pesar de haber sincerado esto en febrero de este año, queda un largo camino para recuperar la credibilidad perdida. Prueba de esto es el siguiente gráfico donde se compara la inflación del INDEC (línea azul) versus la inflación de Pricestats.com (línea fucsia).

Inflación Argentina

 

Aquí observamos que el gobierno enfrenta una situación bastante incómoda dado que para la inflación de enero, ambos índices coinciden, y el índice privado arroja para febrero una inflación un poco por encima del 6% mensual que anualizado arrojaría una inflación superior al 100%. Si el IPC-NU coincide con el privado, las negociaciones por paritarias podrían complicarse bastante, lo que echaría más leña al fuego, en lo que respecta a la inflación o podría traer problemas sociales.

  • Tipo de Cambio (oficial vs blue).

Esta situación generó, entre otras cosas, un atraso cambiario, al mantenerse el tipo de cambio constante, que desencadenó la pérdida de reservas (Como se vio en Reservas Internacionales). Se trata simplemente de un aumento de precios de los bienes en pesos que terminó por convertirse en inflación en dólares, al no ajustarse apropiadamente el precio relativo de la divisa. Lo que hizo que los bienes en Argentina, sean cada vez más caros (medidos en dólares) con respecto a los mismos bienes en otros lugares del mundo. El BCRA fue defendiendo el valor de la moneda a costa de reservas pero estaba tomando un camino de devaluación escalonada hasta el cambio de gestión último, donde el nuevo presidente de dicha entidad tomó la decisión de en cierta medida, liberar el tipo de cambio, que en un solo día llegó a niveles donde se mantiene hasta el día de hoy, perdiendo el 15% de su valor en 1 solo día.
Al haber imposibilitado la compra de moneda extranjera, el BCRA facilitó la generación de un mercado paralelo, el llamado dólar “blue” donde el precio del mismo es determinado por la oferta y demanda y que fue ganando cada vez más protagonismo.
Vale la pena hacer la mención de que a pesar de que el dólar blue se encuentra hoy en valores de $11.00 el dólar convertibilidad (que se obtiene de dividir la base monetaria en las reservas del BCRA) está en $12.29. Hasta ahora, el gobierno no explicó bajo qué circunstancias obtiene el valor de equilibrio de $8 que intentan defender (precio dólar oficial).

Dólar oficial vs blue

 

  • Conclusión.

Al intentar mantener el dólar estable, sin ajustar el desequilibrio de fondo (déficit fiscal, que fuerza a imprimir pesos en exceso que se trasladan a precios) el gobierno sólo compró tiempo al reflotar una norma del Banco Central que obliga a los bancos a liquidar parte de sus activos en dólares hasta el 28 de febrero y al subir las tasas de interés. Dado que esto generó un shock de oferta de dólares que planchó el mercado, pero no atacó el problema de fondo, es esperable que aún con la liquidación de divisas por parte de los exportadores, no sea suficiente para cubrir la demanda de la moneda estadounidense.
El problema de fondo (alto déficit fiscal financiado con emisión y tipo de cambio flotando alrededor de un valor de referencia, 8$ en este caso) no se atacó con ninguna de las medidas tomadas hasta ahora. Sería una buena oportunidad para anunciar un plan anti-inflacionario creíble que aplaque las expectativas y de un respiro al mercado cambiario que no sea sólo temporal.

 

*Es Lic. en Economía de la UNT y Master en Finanzas de la Universidad de San Andrés.

X