Por Carlo Mercurelli

Diarios: Corriere della Sera, la Repubblica, Open.

EJES TEMÁTICOS: Emergencia económica y social – Unión Europea – Actualidad

Miércoles, 15 de abril de 2020

Corriere della Sera 

Primera página – título y subtítulo principal:

Geriátricos, ofensiva de los fiscales

Trivulzio y Cesano Boscone, requisadas las historias clínicas de cientos de ancianos muertos

Emergencia económica y social

Pág. 8 – Las previsiones Título: «La alarma del Fondo Monetario: recesión global, Italia –9%», por Giuliana Ferraino

Aspectos sobresalientes:

  1. La Institución de Washington: el lockdown determinará «la peor recesión desde la Gran Depresión»;
  2. Según el Fondo Monetario Internacional, la previsión «para Italia es catastrófica: en 2020 la disminución del PBI debería ser el 9,1%»;
  3. El desempleo llegará «al 7% este año y el déficit explotará al 8.3% del PBI»;
  4. Según el FMI «en 2021, la economía italiana crecerá un 4,8%», pero «no será suficiente para recuperar el terreno perdido»;
  5. «Si esto es lo que nos espera, debemos decir sí a los fondos del MEDE, el Mecanismo Europeo de Estabilidad», como recomienda la Confederación de los Industriales;
  6. Gita Gopinach, chief economist del FMI, ha calculado que entre 2020 y 2021 habrá una pérdida de 9000 mil millones de dólares por el PBI mundial;
  7. Datos terribles: disminución del PBI en la eurozona del 7,5%; Alemania 7%; Francia 7,2%; España 8%.
  8. Situación muy crítica en Estados Unidos (PBI: -5,9%; desempleo: 10,4%), Reino Unido (PBI: -6,5%) y Japón (PBI: -8,5%). Solo China tendrá un aumento de 1,2%

 

 

Emergencia económica y social

Pág. 1 y 30 «La reactivación y sus cuatro enemigos» por Angelo Panebianco

*Angelo Panebianco es un politólogo, ensayista, académico italiano.

Puntos esenciales de la reflexión:

  1. Efecto Fénix: «En los años sucesivos a la Segunda Guerra Mundial, los países derrotados y que también habían sufrido la mayor destrucción, Alemania, Japón, Italia, experimentaron un mayor desarrollo económico que los ganadores de esa guerra»;
  2. No hay garantías de que los países más afectados por el COVID-19 puedan «resurgir de sus cenizas», porque «el “efecto Fénix” podría ser obstaculizado y, en el mejor de los casos, cancelado por poderosas fuerzas opuestas»;
  3. Según Panebianco «Hay al menos cuatro fuerzas que podrían contrastar y bloquear el renacimiento del país: el espíritu de facción, la tentación del estatismo, la “jaula de hierro” burocrática, el panpenalismo»;
  4. «Lamentablemente el espíritu de facción no puede ser fácilmente derrotado». En Italia los que están en la oposición, «no tienen miramientos para atacar al gobierno de su país en las sedes internacionales o supranacionales […]. Si el espíritu de facción prevaleciera sobre el espíritu comunitario, la reconstrucción se verá comprometida»;
  5. La tentación del estatismo. El profesor Panebiano recuerda la apelación de los intelectuales liberales (la exhortación ha sido presentada en la reseña de prensa del día 8 de abril) según los cuales hay el riesgo que después de la pandemia viral venga una pandemia de estatismo, o sea el fenómeno que vee el Estado reemplazar a los empresarios. ¿Cuáles serían las consecuencias? Se deprimirían los «animal spirits del capitalismo sin los cuales no puede haber reconstrucción, ni “efecto Fénix”»;
  6. El tercer gran obstáculo es la burocracia. Necesita liberarse del «montón de reglas que impide o es capaz de retrasar […] todas las innovaciones»;
  7. Último impedimento es el panpenalismo, es decir «la presencia abrumadora y sofocante del derecho penal en todas las áreas de la vida social y económica, que a su vez refleja la peculiar posición de fortaleza asumida por la magistratura […] en Italia». Según Panebianco el panpenalismo de hoy habría interrumpido el Plan Marshall e impedido el boom económico de la Italia del posguerra;
  8. Conclusiones La combinación de los cuatro elementos puede «constituir un sudario mortal por cualquier sociedad. En tiempos tan peligrosos, la esperanza es que surjan tantas inteligencias individuales, tan vitales y enérgicas […] para poder derrotar la mentalidad generalizada que alimenta a los cuatro mencionados caballeros de la desventura».

 

Unión Europea

Pág. 11 – Entrevista al presidente del Eurogrupo, Mario Centeno

«No nos dividamos entre el Sur y el Norte. El plan de relanzamiento operativo en verano», por Federico Fubini

Aspectos sobresalientes:

  1. Haciendo referencia a la cumbre europea del 23 de abril, el periodista afirma: «¿Y si los jefes de Estado y gobierno no encuentran el acuerdo?». Respuesta: «Sería un fracaso. La economía europea está experimentando un shock sin precedentes. Todos nuestros países en este trimestre están cerca de una recesión del 20% […]. Debemos decidir como distribuir los costos de esta crisis a lo largo del tiempo. Ningún país puede sentirse excluido»;

 

  1. Con respecto al instrumento del Recovery Fund, el fondo para la reactivación, propuesto por Francia, el político portugués cree que «Es una forma para garantizar la solidaridad europea hacia los estados más afectados. Después de todo, la solidaridad es una idea básica de la Unión. Y esta no es una crisis que se puede enfrentar con viejos manuales;

 

  1. ¿La respuesta es la emisión de los eurobonds? El presidente Centeno: «No necesariamente, pero no lo excluyo. Hay una propuesta de usar […] el balance europeo, y otra de emitir una deuda común»;

 

  1. Se ha calculado que necesitan 1500 mil millones;

 

  1. Pregunta: A Holanda la idea de mutualizar la deuda, poniéndola en común, no les gusta en absoluto. Respuesta: «El mercado único ya es en sí mismo una forma muy fuerte de mutualización. Compramos recíprocamente flores, textiles, pasta. Nadie es una isla ¿Cómo puede cualquiera de nuestros países pensar en avanzar si la Unión Europea fracasa? Este fue el error de los años de austeridad: pensar que se pudiese resolver el problema sin apoyar al mercado europeo. Además, el plan francés me parece un intento de encontrar una solución intermedia entre varias necesidades. Puede tener una potencia de fuego inmediata e integrar la idea de utilizar el presupuesto de la UE. Si no lo hacemos, nuestros ciudadanos perderán todos juntos»

la Repubblica

Primera página – Título y subtítulo principal:

Reactivación, estamos atrasados

El Fondo monetario: es depresión, Italia ocupa el último lugar en el mundo

Emergencia económica y social

Pág. 1, 2 y 3 – Italia corre el riesgo de quedarse atrasada en la etapa 2 en comparación con el resto de Europa. La aplicación del seguimiento de los positivos al COVID-19 estará activa dentro de un mes.

La aplicación «Un pasaporte para salir de casa» por Riccardo Luna

La aplicación que nos permitirá, a pesar del coronavirus, retomar la vida como era antes del lockdown. «Probablemente se llamará StopCovid19, pero no se puede sostener que una app […] pueda detener la pandemia. El virus será derrotado por la vacuna».

El análisis «El bluetooth tutela la privacidad, pero sin un test masivo la tecnología no basta».

Puntos centrales:

  1. «Para superar el “lockdown” sin crear nuevos colapsos del sistema sanitario, se tienen que implementar tres acciones: test masivos, seguimiento de los contactos a través de app y aislamiento efectivo de los contagiados»;

 

  1. El informe de la task force de 76 expertos ha presentado «dos soluciones alternativas, que no son tan diferentes»;

 

  1. Primera solución: «colaboración entre una red de ambulatorios especializados (El centro médico Sant’Agostino) y una de las empresas más importantes en el campo del desarrollo de las app, que se llama Bending Spoons». Esta sociedad propone una solución tecnológica europea (Pepp-PT), que se funda en el sistema bluetooth. Este instrumento «es más respetuoso de la privacidad de los ciudadanos que los otros que se basan en el “gps”»;

 

  1. La segunda opción, aunque presente otras características, usa el sistema bluetooth;

 

  1. «La semana pasada Apple y Google, que juntos controlan todo el mercado de los smartphones, se han aliado para desarrollar una solución común para los respectivos sistemas operativos que permita la comunicación de los aparatos bluetooth. Estará disponible a mediados de mayo»

Unión Europea

Pág. 1 y 29 Artículo de fondo

«¿Dónde está la Europa de la audacia?» – «Europa, la audacia no es suficiente»,

por Ezio Mauro

Elementos esenciales:

  1. «La crisis de Europa frente al desafío de la pandemia se puede resumir con una fórmula: frente a un evento extraordinario, la Unión no dispone de una política extraordinaria. Y tal vez ni siquiera de una cultura de la emergencia»;

 

  1. Seguramente ha sido muy importante la decisión de «suspender el pacto de estabilidad […], pero mientras todo el pueblo europeo está amenazado por el contagio, la impresión de los ciudadanos es que el virus ha superado a la Europa política, poniendo en evidencia todas sus debilidades y contradicciones»;

 

  1. «Esta situación es peligrosa por dos razones, porque demora una respuesta comunitaria adecuada al virus y porque tiene el riesgo de fortalecer a los soberanistas nacionalistas […] que piden el fin de Europa y del euro»;

 

  1. «Sin embargo el peligro mayor está vinculado a una tercera razón». El retraso de la UE «decepciona a los europeístas, convencidos de que la Unión debería ser la realización de una idea política de paz y desarrollo solidario, capaz de dar un alma a un continente dividido por dos guerras y atravesado por dos dictaduras»; Justo por esta razón según los europeístas, la Unión tendría que ser «la traducción institucional de los valores liberaldemocráticos, que hoy están atacados por líderes que proponen las democracias autoritarias»;

 

  1. «Por lo tanto, existe el riesgo de debilitar la última utopía democrática (y pacífica) de Occidente, y de perder su base de apoyo social, político y cultural»;

 

  1. Puesto que no se pueden prever las emergencias, se debe destacar que las últimas (crisis financiera de 2008-09, «un ataque terrorista sin precedentes en nuestros territorios por parte del yihadismo, una contracción del trabajo que reduce los empleos, una ola migratoria que ha azotado todo el sur del continente») han tenido una característica común: una «dimensión supranacional» que necesitaría, por un lado, «una acción contrastante por parte de una autoridad adecuada […] y una soberanía de matriz continental». La primera no existe, la segunda falta.

 

  1. Aspecto fundamental = «Las crisis son supranacionales y funcionan como tales, pero descargan sus efectos en el territorio de los estados nacionales, obligando necesariamente a los ciudadanos a recurrir a los gobiernos y parlamentos de sus países para pedir una respuesta y una garantía que no puede llegar en la dimensión nacional, y que en cualquier caso siempre será insuficiente y, por lo tanto, insatisfactoria, generando desilusión, soledad y resentimiento político»;

 

  1. La crisis, en efecto, por la primera vez llega a ser «total y universal […], reúne todas las crisis anteriores, agravándolas en una combinación de vida y muerte». Surge como «emergencia sanitaria, se convierte en una emergencia social con ciudades vacías y ciudadanos cerrados en casa, se está convirtiendo en una emergencia económica con la producción bloqueada en todas partes, inevitablemente precipitará en una emergencia de trabajo, con empleos, roles y salarios quemados para siempre», y claramente representa una «emergencia cultural, porque todo esto ha cambiado nuestra forma de vida»;

 

  1. Tendría que ser manifiesto que en este contexto el nacionalismo soberanista se quede fuera del juego, «porque pretende solucionar» de manera autónoma «una pandemia mundial que por primera vez amenaza a toda la humanidad». Sin embargo «para mantener el consenso, las democracias deben producir resultados concretos, en primer lugar en la seguridad de los ciudadanos»;

 

  1. La gravedad de la crisis requiere «una escala política diferente, que tome el destino de los estados a través del gobierno de Europa, dialogando en igualdad de condiciones con Estados Unidos, China y Rusia para buscar soluciones: primero para detener la infección, luego para encontrar la vacuna, luego para amortiguar el colapso económico-productivo y apoyar el trabajo, y finalmente para construir un modelo de desarrollo diferente».

 

  1. «Por lo tanto, no es solo un problema de eurobonds que la UE debe enfrentar en la cumbre del 23 de abril, ni […] un problema de simple solidaridad. Spinelli decía que la solidaridad es política, es la conciencia de Europa. Hoy el verdadero problema es la ambición de Europa, su autoconciencia»;

 

  1. El autor del artículo coincide con la afirmación del presidente Macron -según el cual necesita más «audacia»– y con los conceptos expresados por el presidente de la República Federal Alemana Steinmer («Alemania saldrá de la crisis fuerte y sana “solo si nuestros vecinos también están sanos y fuertes”»), y cree que probablemente será instituido un fondo para la reconstrucción europea, a través de la erogación de «1000-1500 mil millones, financiados por bonos emitidos por la Comisión y garantizados por los Estados miembros»;

 

  1. Según Ezio Mauro se trataría de una oportuna mutualización y federalización en nombre del interés común. Sin embargo necesita algo más: «sería una gran oportunidad perdida si el plan de reconstrucción europea no fuese acompañado por un proyecto reconstituyente de la Unión, capaz de otorgar más poder al Parlamento y más poder a la Comisión. Italia no debe pedir limosna a Europa, sino una Europa más fuerte».

 

 

Open

Actualidad

«Coronavirus, los efectos sobre la psique: los casos de depresión, insomnio y ansiedad por lockdown se multiplican – El informe», por Felice Florio

Enlace del artículo: https://www.open.online/2020/04/15/coronavirus-effetti-psiche-depressione-insonnia-ansia-lockdown-rapporto/

Puntos centrales del estudio de la Universidad de l’Aquila y la Universidad de Roma Tor Vergata:

  1. «La epidemia de COVID-19 y las actuales medidas de restricción, llamadas “lockdown” impuestas para limitar las infecciones, pueden tener un impacto en los síntomas depresivos, ansiosos, obsesivo-compulsivos y postraumáticos en la población»;
  2. Según la encuesta, «las restricciones de la libertad individual, el distanciamiento social, las consecuencias para la economía, y también el miedo a contraer COVID-19 han producido sus efectos»;
  3. Entre las consecuencias más difusas hay ansiedad, depresión e insomnio.
X