El jueves 19 de noviembre, el Centro Latinoamericano de Federalismo y Libertad organizó el evento “Conversatorio: Perspectivas postelectorales en Estados Unidos”, donde escritores, periodistas y analistas políticos discutieron sobre el proceso electoral norteamericano y sus consecuencias.

La apertura estuvo a cargo de Frank Zimmerman, director del Centro Latinoamericano de Federalismo y Libertad, quien señaló la disyuntiva de que, aunque haya un aparente ganador electoral, el mismo no fue certificado como presidente electo. Disertaron el periodista y consultor argentino  Luis Rosales, el fotógrafo y bloguero cubano Orlando Luis Pardo Lazo, el analista político cubano Andrés Albuquerque, y Juan Carlos Abreu, analista mexicano, consultor en lobbying y comunicación.

La moderación estuvo a cargo de Agustín Silva, conductor del podcast “Café en Libertad”, programa del Centro Latinoamericano de FyL

Juan Carlos Abreu Hernández remarcó que la elección de Estados Unidos no muestra dudas sobre su legitimidad y que, precisamente, está definida; esta postura se contrapuso a la de Pardo Lazo y Alburquerque, quienes señalaron que no necesariamente hubo un fraude masivo, pero que existieron irregularidades y Trump ha hecho que el proceso siga abierto. En este sentido, Luis Rosales destacó que el mandatario fue un outsider, un problema para la burocracia: eso molestó a la política tradicional. Sin embargo, el periodista argentino no descartó que en algunos casos haya habido fraude.

Luis Rosales sostuvo que la agenda de Argentina con Estados Unidos es mínima, contrario a lo que ocurre con México o Cuba, más bien, en el caso argentino lo que cobra relevancia es qué poder de lobby pueda tener la administración norteamericana con el FMI.

¿Qué ocurrió con Cuba y México? Orlando Luis Pardo Lazo señaló como perjudiciales a las acciones de Obama, y siguiendo el legado del ex presidente, Joe Biden puede seguir los mismos caminos por haber sido vicepresidente de esa administración. Juan Carlos Abreu Hernández sostuvo que la relación entre Andres Manuel López Obrador y Donald Trump tuvo meros intereses diplomáticos y comerciales, y por esa razón es que el actual presidente mexicano no reconoce a Biden.

Ante la pregunta de si existía socialismo en la fórmula Biden-Harris, Luis Rosales y Andrés Alburquerque señalaron indicios de esto, aunque, siguiendo a Von Hayek, remarcaron que cuando se comienza a truncar la libertad, por más mínima que esta sea, devienen en regímenes autoritarios. Este camino sería muy difícil de desandar, por eso se señalaron los recorridos de Cuba y Venezuela.  Rosales destacó que el clientelismo y las dádivas son otros problemas norteamericanos que tienen su réplica en América Latina.

Orlando Luis Pardo Lazo remarcó que la juventud, los intelectuales y los artistas son los que se inclinan al socialismo, rescatándolo como idea, pero criticando las prácticas.

Respecto a las polarizaciones y la falta de diálogo, Luis Rosales señaló al Peronismo como la causa de este problema en Argentina, siendo el Kirchnerismo su más reciente manifestación. Pardo Lazo remarcó cómo entre demócratas y republicanos se disputan no solo el poder, sino el establishment político, impidiendo la entrada de nuevos actores en política. Andrés Albuquerque distinguió que la amplitud partidaria es necesaria, pero ciertos participantes políticos se radicalizan y la convivencia democrática se torna densa con ellos.

En este conversatorio del Centro Latinoamericano se discutieron tópicos urgentes sobre la agenda internacional, escuchando voces que no necesariamente coincidían entre sí. El espacio funcionó para demostrar que el diálogo entre distintas personas, con diversas profesiones y puntos de vista, es fundamental para ampliar la libertad democrática y la fortaleza institucional, que la componen los mismos ciudadanos.


Reviví la charla aquí

X