Vía: La Gaceta

La séptima edición del Foro Económico del NOA, que se llevó a cabo en Tucumán, días pasados, concentró el interés de empresarios, políticos y referentes sociales de las provincias de la región, donde se abordaron aspectos vinculados con la problemática económica, sus potenciales, fortalezas y debilidades, y las posibilidades de crecimiento del sector.

LA GACETA Rural dialogó con el presidente de la Fundación Federalismo y Libertad, José Guillermo Godoy -entidad que organizó el encuentro-, quien realizó un balance sobre lo que dejó el foro y las posibilidades que tiene el NOA con visión de futuro.

¿El balance es positivo?

– Claro que sí, absolutamente positivo. Nos permitió discutir una amplia agenda de desarrollo para la región. Es que el escenario de las economías regionales plantea una agenda económico-social, y muchos interrogantes para el sector político, y también hablamos de educación. Por eso, participaron empresarios de primer nivel y líderes de opinión del NOA, además de dos invitados internacionales, donde también tuvimos una importante participación de jóvenes, que nos permitió elevar el nivel de los debates.

Como parte del programa de actividades del Foro Económico, nos entrevistamos con el gobernador, Juan Manzur, y con la candidata a la Gobernación, Silvia Elías de Pérez, y también nos reunimos con el intendente de Yerba Buena, Mariano Campero, todo dentro de una clara y necesaria convivencia democrática.

La economía estuvo presente.

– Efectivamente. El presidente del Banco Provincia de Buenos Aires, Juan Curutchet, habló de la importancia que tiene el rol de la banca en la argentina, y en este caso en particular, la banca pública y el problema del financiamiento.

Y en este momento político, el tema económico está en clave electoral. Así, se destacaron dos aspectos: la gente en Tucumán no conoce que se hagan inversiones en infraestructura, y por otro lado, se abordó el problema de la inseguridad, y se dijo que Tucumán es la provincia que menos invierte respecto del resto de las provincias del país.

También se reflexionó sobre populismo y democracia y la incidencia que tiene en la agenda política argentina; por supuesto que abordamos las problemáticas específicas que enfrentan las economías regionales del NOA, incluyendo a las empresas agropecuarias y a las de servicios.

Y en materia política, algo que llamó la atención de los presentes fue la Propuesta de 10 Puntos de Consenso que formuló el Gobierno Nacional, que coincide con muchos de los planteos que se formularon en nuestro Foro Económico de 2014, hace cinco años, por lo que para muchos de los presentes no se entiende el por qué de tanta demora de la Nación en hacerla pública.

Abordaron los temas educativos y su relación con la economía.

– En materia de financiamiento, algo que llama mucho la atención es la falta de ahorro a largo plazo de los argentinos; en una palabra, no existe el ahorro privado. Y en esto, los banqueros presentes en nuestro Foro afirmaron que hace 70 años que en la Argentina no hay una política de créditos hipotecarios, por ejemplo. Y así es como abordaron algunas cuestiones vinculadas con la educación argentina.

En este sentido, el ex presidente de Uruguay, Luis Alberto Lacalle, uno de nuestros invitados internacionales, planteó que el mundo se encuentra en un estado de fragilidad extrema, y que América latina enfrenta importantes desafíos para desarrollarse, donde dejó la visión que hay que seguir de cerca la evolución de la pelea comercial entre EEUU y China.

Específicamente, la situación de las provincias del NOA demandó un importante tiempo de debate.

– El Noroeste Argentino es una región históricamente distinta al Centro y al Litoral argentinos. Generalmente, estamos más vinculados a Bolivia, Perú y Chile. Además, tenemos una economía muy diferente a la de esas regiones argentinas, ya que contamos con minería, azúcar y citrus, y luchamos contra la gran distancia que tenemos al puerto. Por eso, tenemos necesidades distintas a la economía del centro del país. Además, tenemos economías de distintas escalas. Por ejemplo, el NOA tiene la escala de la Provincia de Santa Fe. Por eso, en nuestra región tenemos menor desarrollo y menor calidad de vida democrática. Tucumán es la más desarrollada de la región, pero en 2015 hubo quema de urnas durante las elecciones provinciales. Por eso, entiendo que en Tucumán es necesario y conveniente incentivar una fuerte convivencia democrática, porque esa carencia genera que tengamos una menor calidad institucional, tanto social como política y económica.

En este contexto, ¿qué rol cumplen las empresas agropecuarias?

– Está claro que el sector agropecuario logró y ha logrado atravesar numerosas dificultades, tanto institucionales como demográficas, pero mostró una gran fortaleza que le han permitido transformarse en competitivas, como lo muestra el sector citricultor productor de limones, por ejemplo, resultado de una fuerte calidad empresaria.

Por eso, entiendo que si el sector político se institucionaliza, ello motorizará al sector agropecuario, que a su vez demandará que haya cambios políticos y económicos. Es que el sector agropecuario es clave para Tucumán y el NOA. Además, contamos con cuatro Universidades, pero poseemos un bajo nivel laboral; entonces, la educación es clave.

El núcleo del desafío está puesto en diversificar la economía, y en eso resulta fundamental el rol del sector agropecuario, porque tenemos provincias (en la región) con amplios sectores afectados por un bajo nivel socioeducativo; por lo tanto, esa necesaria mejora redundará en potenciar la construcción, los servicios y el mercado de capitales.

“Nobleza obliga”, como se dice desde hace muchos años: el sector agropecuario tiene una gran responsabilidad y compromiso en la recuperación del NOA.

X