Claves para comprender el “Caso Venezuela”

Por Gabriel Flores

 

Sobre el conflicto político en Venezuela: Por motivo de la Usurpación del cargo de la Presidencia de la República, por parte de Nicolás Maduro, que lo asume el 10 de enero de año en curso, luego de salir victorioso en unas cuestionadas e irregulares elecciones presidenciales ocurrida  el 20 de Mayo del año 2018, la Asamblea Nacional (AN), con mayoría opositora, declara a Nicolás Maduro como Usurpador, y Juan Guaidó, en su cargo de Presidente de la AN, asume la Presidencia Encargada, como corresponde, por mandato Constitucional, al Presidente del Parlamento, hasta que, por nuevas elecciones, se escoja al nuevo mandatario. Esto trajo consigo un conflicto que en principio, parece reducirse al mero hecho del reconocimiento, Sin embargo debe resaltarse que la nuez del asunto no es dado  sólo por el reconocimiento, sino que, para hacerle frente a la crisis humanitaria, social y económica ocasionada por las erradas políticas del Chavismo, existen un consenso generalizad en la gran mayoría de la sociedad venezolana y de la comunidad internacional que se debe salir de Nicolás Maduro y del proyecto que representa, para hacerle frente a la compleja crisis.

Sobre la influencia internacional: La arena internacional se ha movilizado motivado a que la compleja crisis venezolana ha afectado a varios países, principalmente  de la región, por la diáspora que generó, lo que hizo que gobiernos vecinos enfocaran su mirada en Venezuela. Recientemente, la reacción de parte de la comunidad internacional gira en torno al reconocimiento a la lucha que llevan los ciudadanos y la  AN y, principalmente, al Presidente (E) Juan Guaidó respaldado distintas acciones tomadas por el Presidente encargado, y están atentos a prestar ayuda humanitaria. En este orden, la Unión Europea insiste en que se deben convocar elecciones para la resolución del conflicto, y varios países reconocieron al Presidente (E) Juan Guaidó. Por otro lado, países que sirven como aliados estratégicos del Chavismo no han tomado posturas contundentes en favor del régimen, lo que se pudiera interpretar como que tales países (China y Rusia principalmente) antes del apoyo a Maduro, primero privilegian sus intereses y buscan garantizar el pago de diversas deudas que tiene el Estado Venezolano.  Recientemente, el Departamento del Tesoro de EE.UU sancionó a PDVSA, la empresa petrolera del Estado Venezolano que proporciona la mayor entrada de divisas. Esto como medidas de presión para el régimen chavista, así como forma de empoderar al Presidente Encargado, ya que ahora controla cuentas previamente bloqueadas por EE.UU, teniendo ahora responsabilidades que antes dominaba Maduro,

El reto de la Asamblea Nacional: en principio, el reto de la AN está en que sus acciones realmente incidan y afecten el orden establecido. Es decir recuperar la capacidad de producir resultados para que las acciones tomadas incidan sustancialmente en el statu quo, y una vez así poder generar cambios en él. Para esto, lo que busca la Asamblea Nacional es recuperar su poder de veto que se le quitó por otros actores institucionales con veto que controla el Chavismo (Poderes: Ejecutivo, Judicial, Moral y Ciudadano, electoral; así como la Corporación Militar). Por esto, se orienta el discurso en persuadir y conversar a la Fuerza Armada para que abandone la obediencia al Usurpador, por medio de una Amnistía, y permita la recuperación de la capacidad de  veto del Parlamento. Un poder menos para el Chavismo, es uno más para quienes quieren el cambio.

 

Consideraciones personales: Para producir el cambio político, es de vital importancia producir acciones que le quiten progresivamente el poder al Chavismo en la medida que la contra parte –quienes queremos el cambio- lo asuma. Para esto no es suficiente la movilización social y de calle, ni el reconocimiento nacional e internacional, sino lograr que la AN pueda movilizar por medio de sus acciones el statu quo, eliminando la capacidad de maniobra del chavismo. Para tener estos resultados internos, es de vital importancia acciones que, desde el exterior presionen y limiten el sustento material del chavismo. La comunidad internacional ha colaborado en torno a la presión por diversas denuncias y reuniones  para buscar el aislamiento del chavismo. Asimismo, las recientes acciones del Departamento del Tesoro de EE. UU que sancionó a PDVSA, lo interpreto no sólo como un mecanismo de presión contundente a Venezuela como forma de quitarle su principal fuente de divisas, sino como mecanismo de empoderamiento hacia el Presidente (E) Juan Guaidó, puesto que tiene en su control el dominio de las cuentas bloqueadas donde ingresa el dinero que produce PDVSA. Esto le da capacidad de contar con incentivos y mecanismos de persuasión, así como de negociación a lo interno. Con esto vemos la vital relevancia de la juramentación de Guaidó como Presidente Encargado, ya que para llevar tales acciones internacionales, se debía tener a lo interno un actor o figura a quienes reconocer y validar.

Con esto vemos que, de forma gradual, la AN por medio de acciones gubernamentales que, en cierta medida parecen quedarse en el ámbito forma o simbólico, van empoderando su papel dentro del tablero interno. Es decir, tales prácticas gubernamentales como la designación de nuevos representantes diplomáticos en más de 10 países, siendo reconocidos por los Estados receptores, o el manejo y dominio de cuentas en el exterior que fueron sancionadas y bloqueadas al Chavismo, son muestra de reconocimiento tanto formal como de ejercicio hacia Guaidó. Asimismo, las aisladas expresiones de reconocimiento al Presidente (E)  por parte de ciertos militares, da cuenta de que poco a poco se está quebrando el sólido sostén que da forma al orden Chavista –ahora en su versión madurista-. Asimismo, se ha de apreciar de forma tímida el descontento e incomodidad de ciertos magistrados que hacen vida en el Tribunal supremo de Justicia (TSJ), siendo positivo a los ojos de la posición no alineada con el Chavismo, a esto debemos estar atentos, podría ser determinante en ciertas acciones. Con todo lo planteado quiero expresar que lo que acontece debe ser entendido como un proceso, y como tal, no tiene límite de tiempo ni un resultado preciso, más allá del cambio político. Ya se empezó -desde el desconocimiento a Maduro, el reconocimiento a Guaidó y a la AN como órgano legítimo, y por las acciones gubernamentales, las movilizaciones y convocatoria a la ciudadanía-  a generar impactos relevantes a la coalición dominante. Ahora, con la recuperación de veto de la AN, podría generarse el proceso transitorio que necesitamos, por ahora nos jugamos la recuperación de tal poder. Es decir, de que las acciones tengan capacidad de cambiar el status. La arena internacional en articulación con las movilizaciones internas son importantes. Deben ser respaldadas.

@fedyliber
© Fundación Federalismo y Libertad 2018
X